Pasaje 17

Señales de Vida

Curaduría: Rodrigo Alonso

Artistas: Julián Astelarra – Lucía Bouzada – Santiago Delfino – Celina Eceiza – Matías Ercole – Sofía Larroca – Oscar Maio – Darío Mekler – Nicolás Ozuna – Ana Wahren

Fecha muestra: Del 26 de septiembre al 1º noviembre 2012.

Cuando se habla de la escena artística de una ciudad como Buenos Aires, ciertos agentes
acaparan la discusión de inmediato. Los museos, las galerías, los curadores, los críticos, los
artistas consagrados, conforman una estructura relacional tan activa y compacta que es inevitable
que concentren la atención al punto de reducir la totalidad de aquélla a las actividades que se
desarrollan al interior de ésta.

Sin embargo, existe una infraestructura indispensable, un ámbito sin el cual toda esa escena
quedaría de pronto vacía: la esfera de la formación artística. Año tras año, espacios de educación
formal e informal alimentan al circuito con nuevas figuras, dotadas de intereses propios y de
una energía singular, que emprenden la difícil tarea de integrarse a un ambiente ya establecido,
aportando sus producciones específicas.

Entre los espacios de formación, el Instituto Universitario Nacional del Arte ocupa un lugar
especial. Heredero de la prestigiosa Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón, y a
pesar de la complejidad de su proceso de organización interna, el IUNA continúa siendo uno de
los semilleros más prolíficos de jóvenes creadores contemporáneos.

Los artistas incluidos en esta exposición son estudiantes avanzados de esa institución. Algunos
de ellos ya han comenzado su carrera en el circuito profesional, otros se encuentran en plena
etapa de experimentación o en la búsqueda de una poética propia. Pero todos asumen la tarea
artística con compromiso y vocación férrea. Una mirada rápida a su producción no deja dudas
sobre el grado de madurez que han alcanzado a pesar de su corta edad.

Nicolás Ozuna, Celina Eceiza y Lucía Bouzada exploran el medio pictórico. El primero lo hace
a través de narrativas que con frecuencia se desarrollan en atmósferas de un tono fantástico muy
personal. Bouzada recurre a una iconografía nostálgica de tiempos en los que ella aún no había
nacido, haciendo uso de una memoria prestada. Eceiza acude al mundo natural en imágenes
simples y ascéticas, cargadas de una enorme vitalidad. Por su parte, Sofía Larroca utiliza la
acuarela para plasmar un universo evanescente, poblado de figuras misteriosas, atractivo y
sensual.

Los retratos de Oscar Maio existen a medio camino entre el dibujo y la pintura. Son rostros
robados que inician su camino en la fotografía y encuentran su resolución formal en la expresión
plástica. Matías Ercole construye paisajes exuberantes operando físicamente sobre una superficie
cromada, de la cual surgen los elementos claves del entorno natural. En cambio, Darío Mekler
imagina barrocas arquitecturas y situaciones extravagantes, habitadas por seres humanos y
máquinas que conviven con alguna dificultad.

Santiago Delfino crea entornos mecánicos y electrónicos simples que generan experiencias
ricas y sofisticadas. Julián Astelarra realiza instalaciones y videos basados en apropiaciones,
citas y referencias a las artes visuales y audiovisuales, donde suele ejercitar la ironía. A través
de la fotografía, Ana Wahren erige analogías, atmósferas y sutiles narrativas que se desplazan
entre toma y toma; junto a Sofía Larroca, conforma también el colectivo S.A. Oficina de
Estampas, que satiriza el valor del sello como agente de legitimación legal y de la imprenta como
herramienta democrática.

A través de estas obras y estos artistas, la formación plástica pública argentina continúa
emitiendo sus señales de vida.

Rodrigo Alonso


BARTOLOMÉ MITRE 1559 | Lunes a viernes de 11 a 19hs | BUENOS AIRES | ARGENTINA | TEL: 4371-1651 | espaciodearte@ospoce.com.ar