Pasaje 17

Graffitis Neo-Pompeyanos

Realizada a partir de una sutil operación de montaje, donde el hecho estético convive con el histórico, el mítico y el poético, la obra de Ral Veroni rescata la imagen original del término con el que la cultura mediterránea asignaba al símbolo: la reunión de las dos partes extraviadas de una única medalla. Así, las partes complementarias de esa medalla que Veroni descubre en sus excavaciones en dos ciudades tan distantes, la Pompeya a los pies del Vesubio y la barrial rioplatense recobran juntas su significado.



La cita real o apócrifa y la inscripción de su obra en un período histórico donde los referentes clásicos, como las tragedias y sátiras del teatro greco _romano conviven con los grafittis callejeros, determinan el patrón referencial en el que el artista revierte las formas con las que el pasado legitima el presente.

Es en el presente donde se potencian los múltiples sentidos de la obra y donde actúa su gesto desacralizador, pero esas mínimas intervenciones, casi rasguños, incisiones y textos superpuestos que realiza en enmohecidos tanques de agua suburbanos y en convencionales postales turísticas, nos inducen a pensar engañosamente en alguna clave a decodificar localizada en ese pasado mítico. Algo remoto que permita comprender el hoy de nuestros destinos extraviados en una ciudad como la nuestra, sepultada también bajo otra clase de ceniza gris y melancólica.

No es sólo esa semejanza lo que articula la relación entre la antigua Pompeya itálica con la nueva Pompeya sudamericana, también lo es la presencia en ambas de repetidas y persistentes recurrencias en las acciones humanas y divinas. Veroni reconstruye, a diferencia de los arqueólogos, un presente ya en ruinas y lo proyecta a un pasado mitificado donde conviven, incómodos pero resignados, sus antihéroes y semidioses suburbanos. No es casual entonces que sea aquí donde el Absurdo, el Tiempo, o el Dolor intervengan sobre los destinos humanos con tanta vitalidad y desmesura.

Tampoco es casual en ese contexto su operación de enfrentar las ruinas de una villa periférica de un imperio, el Romano, y las construcciones ( arruinadas ) de la ciudad vinculada a otros imperios. Y que las coloque frente a frente, urbes gemelas, en el atemporal espejo en que se miran.

En esa operación simultánea de distanciamiento, proyectando el presente en el pasado, y de acercamiento, focalizando graffitis y textos apócrifos, dibujos y escrituras resignifican sus intenciones y se activan con la falsa neutralidad de las prácticas arqueológicas.

Y tampoco faltan los antecedentes en ese cruce que realiza entre lo “culto” y lo popular. En el corpus de la obra de Ral Veroni, los libros ocupan un lugar significativo. Una serie de ediciones numeradas y cualificadas por el gramaje del papel y el cuidado tipográfico emergen en él como hitos bibliográficos, instando al atesoramiento. Esos libros actúan no sólo como vehículos de un texto sino también como objetos de intervención sobre el mundo, de manera tal que se deslizan entre los parámetros de la alta cultura del coleccionismo y los relatos plebeyos de la parodia gauchesca, en una dinámica que impide cristalizar las imágenes y los discursos.

Ese corpus, en el que esta muestra suma su pertenencia, adquiere con sus desplazamientos e ironías, además de su inflexión crítica, una poética no siempre piadosa sobre el destino de los humanos.

Héctor Medici
Junio de 2010

Artistas que participan en la muestra:


BARTOLOMÉ MITRE 1559 | Lunes a viernes de 11 a 19hs | BUENOS AIRES | ARGENTINA | TEL: 4371-1651 | espaciodearte@ospoce.com.ar